febrero 07, 2006

Ríete de la noche,
del día, de la luna,
ríete de las calles
torcidas de la isla,
ríete de este torpe
muchacho que te quiere,
pero cuando yo abro
los ojos y los cierro,
cuando mis pasos van,
cuando vuelven mis pasos,
niégame el pan, el aire,
la luz, la primavera,
pero tu risa nunca
por que me moriría.

Pablo Neruda

8 Comments:

Blogger Raquel Olvera said...

palabras bumerang

8:43 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Hay sonrisas que son la gasolina.
Yo guardo algunas
y de repente me las pongo sobre mi propia sonrisa.

4:08 p. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

Señor, abra sus alas!

11:05 a. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

¡Güey! ¡Un mes!

11:34 a. m.  
Blogger Raquel Olvera said...

uchis, nada vale con usted. Simplemente se va ¿no? Y no me visita me cai no hay derecho

11:54 p. m.  
Blogger citoyen said...

Un saludo y un abrazo Chipotle. ¿Sigues con tus planes de visitar tierras españolas?

7:36 a. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

De veras que te pasas...

11:29 a. m.  
Blogger Yna J. said...

Reir tanto me provova dolor en la quijada! Buen blog.

4:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home